• Pregunta: Hola, soy un alumno de 3º de la ESO del instituto IES la estrella. Existen animales como algunos tiburones que no necesitan dormir ya que por el día una mitad del cerebro descansa y por la noche descansa la otra. ¿Las dos mitades del cerebro del tiburón son distintas como las nuestras o deberían ser iguales para poder trabajar por igual?

    Preguntado por diegomorilla2001 a Omar, Dolores el 20 Abr 2016.
    • Foto: Dolores Bueno López

      Dolores Bueno López contestada el 20 Abr 2016:


      Hola Diego! Estoy segura de que a esta pregunta te responderá mejor Omar. Ni idea de lo de los tiburones, me encantará enterarme de esto.

      También decir que aunque las dos mitades de nuestro cerebro son distintas, las usamos “a la vez”, es decir, que no es cierto eso de que usamos solo el 10% del cerebro, etc.: lo usamos totalmente, y cualquier trauma (como una bala o una enfermedad) causa un daño cerebral que puede ser o no recuperable. La recuperación se basa en que, a veces, el cerebro es capaz de generar nuevas rutas neuronales para “sortear” el escollo de la zona dañada. En ese sentido, pienso que por eso no podemos dormir como los tiburones que dices xD y quizá por ahí van los tiros de la respuesta…

      Lo dicho: espero que Omar te responda y así yo aprenda del tema 🙂

    • Foto: Omar Flores Rodríguez

      Omar Flores Rodríguez contestada el 30 Abr 2016:


      Hola Diego.

      Yo de esto no sé mucho, pero intentaré ayudarte lo que pueda a entender esta cuestión.
      Para empezar, aunque haya partes diferentes en los cerebros esas partes también tienen cosas en común, que les permiten realizar ciertas tareas compartidas.
      Existen grandes diferencias entre el tiempo al día que cada especie necesita para descansar. Algunas nos acostamos, mientras que otras duermen de pie (o nadando). Algunas dormimos unas 8 horas, otras duermen solo 2 horas, y algunas duermen más de la mitad del día.

      Cada mitad del cerebro de un delfín puede reducir su funcionamiento “turnándose”, porque la otra mitad puede mantener las funciones vitales básicas y el movimiento necesario para nadar. En eso sí tenemos cierto parecido, pues como ha dicho Dolores, nuestro cerebro también puede realizar diferentes tareas con una parte u otra. Por ejemplo, cuando a alguien por un daño cerebral grave le practican una hemisferectomía (le amputan o desconectan un hemisferio cerebral), aunque pierde algunas funciones, puede vivir, con solo un hemisferio ocupándose de todo. No lleva una vida plenamente funcional, y tiene algunos problemas serios, pero sí se puede sobrevivir.

      Esto quiere decir que, aunque el cerebro se suela repartir el trabajo, las funciones más básicas, las más vitales, pueden llevarse a cabo con diferentes partes del cerebro. Y puede que esto se deba precisamente a la necesidad de animales como los peces de “turnar” el control de esas funciones entre diferentes partes del cerebro, para descansar sin parar. Al fin y al cabo, todos los vertebrados (incluyendo humanos y delfines) hemos evolucionado a partir de antiguos peces como esos.
      Así que en cierto modo, sí se parecen bastante los cerebros de los delfines y los de los humanos. Aunque no del todo. Los delfines han desarrollado mucho más esta capacidad para alternar el funcionamiento de los hemisferios, y dormir medio despiertos, cosa que nosotros no podemos hacer. Pero guarda relación con que los delfines necesitan estar siempre medio despiertos para no ahogarse, mientras que nosotros seguimos respirando sin problema aunque estemos profundamente dormidos.

Comentarios