• Pregunta: Si tuvieras que aportar argumentos positivos para que la gente se dedicase a tu trabajo ¿Cuales serian?

    Preguntado por Daniela a Bárbara, Dolores, JoseMiguel, Omar, Oscar el 9 Abr 2016.
    • Foto: Omar Flores Rodríguez

      Omar Flores Rodríguez contestada el 9 Abr 2016:


      Hola Daniela.
      Buena pregunta, esta sí que va a ser un concurso. A ver si somos capaces de dar buenos argumentos de por qué son interesantes nuestros trabajos.

      En mi caso, como biólogo y más concretamente como ecólogo, se me ocurren muchos argumentos por los que esta profesión puede ser estupenda para mucha gente. Voy a dar una lista de varios de ellos, explicándolos.

      En primer lugar, porque los ecólogos salvamos vidas (tanto humanas como no humanas). No lo hacemos de la misma manera que quienes trabajan atendiendo a los enfermos o heridos (que también son trabajos importantes), sino que nosotros lo que hacemos es evitar que se produzcan demasiadas muertes. Los ecólogos investigamos cómo funcionan los ecosistemas, para que la sociedad pueda gestionarlos bien, y así se eviten catástrofes. Porque si nuestra actividad en esos ecosistemas no está bien planificada de manera científica, podemos destruirlos, y eso no solo provoca la muerte de muchos animales y plantas, sino que también puede generar que mucha gente se quede sin los recursos de esos ecosistemas, y se mueran personas por falta de comida o de agua. Cuidar la naturaleza salva vidas, así que los ecólogos salvamos vidas al descubrir conocimientos que pueden evitar catástrofes, que provocarían muchas muertes.

      Otra cosa que hacemos los ecólogos es tratar de entender cómo funcionan los ecosistemas, es decir, de qué manera todos los seres vivos y el medio en el que viven se relacionan para que la vida funcione de una manera tan estable como lo hace. Esto nos permite crear modelos matemáticos que simulan los procesos naturales de los ecosistemas, y nos permiten predecir cómo los ecosistemas cambiarán en función de que sucedan algunas cosas u otras. En cierto modo, se podría decir que es como crear videojuegos, con los que podemos “jugar” a ver cómo evolucionan los ecosistemas si ponemos o quitamos especies, o si cambiamos el clima. Esto es justo lo que yo quiero hacer en mi trabajo.

      La ecología también es muy interesante porque integra conocimientos de muchos campos diferentes, como zoología, botánica, química, genética, microbiología, etc. Esto supone que cualquier científico puede trabajar en ecología, sin importar si lo que más le interesan son los animales, las plantas, las bacterias, o cualquier otro elemento de la naturaleza. Un ecólogo puede centrarse en estudiar los animales, las plantas, o cualquier grupo de seres vivos; pero también puede estudiar cómo se relacionan unos con otros. Y puede cambiar e ir haciendo experimentos y estudios de unos y otros. Quizás en otros trabajos una pega es que te tienes que especializar mucho en una sola cosa, y te puedes acabar aburriendo de trabajar siempre con lo mismo; pues eso no sucede en ecología, porque siempre puedes variar y estudiar cosas muy diferentes, para que nunca deje de haber nuevos retos que hagan tu trabajo interesante.

      Por el mismo motivo, la ecología está muy bien para toda esas personas que no se deciden sobre lo que quieren hacer en sus vidas, siempre que les gusten la naturaleza y la ciencia. Si te interesan esas cosas, no necesitas tener totalmente claro en qué vas a trabajar cuando terminas el instituto y tienes que ir a la universidad. A la ecología se puede llegar desde varias carreras (biología, ciencias ambientales, química…), y tampoco hace falta haber decidido especializarse en algo cuando terminas la carrera. La ecología es tan general que, trabajando en ella, cualquier persona puede ir decidiendo especializarse poco a poco, sin prisa, o incluso no especializarse y, si lo que haces no te gusta, cambiar a otra cosa de la ecología.

      Esto último también implica que hay más oportunidades para que la gente trabaje como ecóloga. Si una persona tiene una profesión muy especializada, en caso de no encontrar trabajo justo en eso, tendrá que trabajar en otra cosa diferente a su profesión. Pero un ecólogo puede optar por una gran diversidad de trabajos, y si no encuentra uno investigando una parte de los ecosistemas, quizá pueda investigar otra cualquiera, o puede trabajar en educación ambiental, o en empresas de gestión ambiental… hay muchísimos trabajos para los que vale un ecólogo (y más en general, un biólogo).

      Y las ventajas no acaban ahí. Los ecólogos tenemos trabajos muy cómodos e incluso divertidos. Nada de eso de tener que ir a una oficina, con un traje y corbata, a estar en una silla durante largas horas haciendo un trabajo monótono. Nosotros podemos vestirnos como queramos, salvo para ir al campo que conviene llevar ropa apropiada (como botas). En el día a día vamos a trabajar vestidos cómodamente con la ropa que nos gusta, igual que cuando éramos estudiantes. Nos pasamos casi todo el día rodeados de nuestros compañeros y amigos, charlando y haciendo todo tipo de cosas, en el ordenador, en el laboratorio o en el campo. Nuestros “jefes” suelen ser también nuestros amigos, y podemos hablar tranquilamente con ellos e incluso bromear; en ecología casi todo el mundo es muy simpático, porque como trabajamos tan cómodos y en un ambiente tan relajado, estamos de buen humor.

      Podría dar muchas razones más por las que la ecología es tan fantástica, pero voy a terminar dando solo una más (de todas formas, si quieres que te diga más puedes pedírmelo, y te seguiré contando más ventajas). Si te gusta viajar, la ecología te puede ofrecer la ocasión de visitar muchos lugares diferentes del mundo. Los ecólogos viajamos para ver ecosistemas muy diferentes, así que podemos visitar la selva del Amazonas, las sabanas africanas, la Antártida, los ecosistemas submarinos, los bosques de todo tipo que hay por el mundo… la naturaleza es el campo de trabajo de los ecólogos, así que nuestro trabajo nos puede llevar por todo el mundo.

      Así que resumiendo, los ecólogos hacemos cosas importantes como salvar vidas, cosas divertidas como crear videojuegos de ecosistemas, cosas interesantes como viajar por el mundo, y encima podemos hacer tantas cosas diferentes que nunca nos aburrimos.

    • Foto: Oscar

      Oscar contestada el 9 Abr 2016:


      A mi trabajo? a la microbiología? Si mucha gente se dedica a mi trabajo me lo quitan jajajaja. Voy a ser mas escueto que Omar… menuda argumentación!

      Ya en serio. Mi trabajo es genial porque es muy variado. Hago muchas técnicas diferentes, aprendo muchísimo y tengo que colaborar con mucha gente. No hay dos días que sean iguales con lo que el trabajo no se hace tedioso. Además, lo que hago genera mucho conocimiento de ciencia básica y también de ciencia aplicada en industria, agricultura y para otras investigaciones.

      Trabajar con bacterias modelo tiene muchas ventajas. Crecen rápido, los experimentos son muy repetitivos, son fáciles de cultivar y de trabajar. Son todo ventajas.

      Sin embargo, al final cada cual debe dedicarse a lo que mas le interese y apasione. No hay dos personas en el mundo que hagan exactamente lo mismo en ciencia. Yo trabajo con unas técnicas y estudiando unas cosas que no hace nadie mas en ningún sitio. Al final se trata de generar conocimiento nuevo y en esa tarea a veces estamos muy solos.

    • Foto: Dolores Bueno López

      Dolores Bueno López contestada el 9 Abr 2016:


      A ver, para dedicarse a mi trabajo te tiene que gustar. Yo soy la friki que en la ESO me quedé flipada con los orbitales moleculares y desde entonces quise estudiar química. Pero había gente que la química le provocaba náuseas. Obviamente, tienes que hacer lo que más te guste.

      Durante la carrera viví en un Colegio Mayor con gente de todas las áreas… Recuerdo que una vez estaba tomándole el pelo a una chica de Periodismo y al final me dijo picada: ya, ¿pero quién va a cambiar el mundo? Y ahí me piqué yo: si no estuviera convencida de que con mi carrera puedo cambiar el mundo, no estudiaría química. Yo veo la ciencia como una herramienta estupenda para entender el mundo en el que vivimos (la materia está hecha de átomos y, por lo tanto, de física y química), pero también para traer soluciones a problemas que nos preocupan: tecnología, salud, bienestar, etc. Estudiar una carrera de ciencias “moldea” tu cabeza para que sepas enfrentarte a problemas (depende de cada disciplina, pero más o menos en todas es así), que seas creativo e innovador, pero también muy metódico.

      No voy a dar argumentos para que nadie sea químico, porque realmente pienso que todos los científicos deberíamos colaborar mucho más entre nosotros: en mi grupo de investigación estamos químicos, farmacéuticos, ingenieros químicos y nanotecnólogos. Cada uno tiene una formación específica que nos enriquece al resto.

    • Foto: Bárbara M Varela Rodríguez

      Bárbara M Varela Rodríguez contestada el 10 Abr 2016:


      Hola Daniela,

      a mi me encanta mi trabajo, no me arrepiento de haber elegido este camino, pero tampoco se trata de convencer/obligar a nadie a que le guste lo que a mi me gusta, todos somos distintos y a cada uno nos gustan cosas diferentes.
      Todos los trabajos tienen cosas buenas y cosas malas, cosas que nos gustan más o nos gustan menos, y según los gustos de cada uno sale un balance positivo (te gusta) o negativo (no te gusta). Que a alguien no le guste ser científico o no quiera tampoco es malo, si a todos nos gustara lo mismo o quisiéramos lo mismo tendríamos grandes problemas y además el mundo sería muy aburrido.

      Aún así, te voy a contar algunas cosas (que bajo mi punto de vista o mi forma de ser son buenas sobre mi trabajo):
      Para mí, mi trabajo, la ciencia es una aventura, una aventura día tras día, todos los días son diferentes y no me aburro nunca por crearme una rutina (ya que no la tengo).
      Otra de las cosas más importantes, para mí, es lo que comenta mi compañera Dolores, la ciencia hace tu cerebro más moldeable, más plástico, con esto quiero decir, adquieres la capacidad de enfrentarte a cosas nuevas, imprevistos, solucionar problemas, etc. pero de cosas de las que no tienes ni idea!!! esto es muy bueno, no solo para el trabajo, sino en cualquier aspecto de la vida, te haces una persona más resultiva y con más capacidad de enfrentarte a cualquier problema, imprevistos, etc. En general te hace tener una mente más abierta.

      Si me centro más, en lo que yo hago, me encanta que con mi trabajo pueda contribuir a mejorar el bienestar de la sociedad, no siempre son aplicaciones directas que empleemos ya, a veces, es necesario empezar por la base para poder avanzar en los próximos años.
      Creo que al final, la ciencia también nos hace más curiosos, cuanto más sabemos más queremos saber y más respuestas buscamos…. al final para nosotros todo tiene un por qué, y no nos sirve un porque sí.
      También nos hace personas más responsables, tenemos unos compromisos que tenemos que cumplir, y no solo de horarios y de nuestro trabajo, también compromisos sociales. La ciencia es muy cara, y en la mayor parte de los casos se paga con dinero público, por lo que debemos ser eficientes pero también informar a la sociedad de forma comprensible de lo que estamos haciendo (tenemos que aprender a divulgar!!! y en general, lo hacemos bastante mal).

      Te podría decir un montón de argumentos, pero como te comenté al principio, son positivos para mí, pero quizás para otra persona no…. Por eso me gustaría dar la oportunidad (que yo no tuve) a unos cuantos alumnos de dedicarse un día al mundo de la ciencia! Así pueden opinar ellos también y ver las cosas buenas y no tan buenas de este mundillo.

    • Foto: Jose Miguel Rodriguez Espinosa

      Jose Miguel Rodriguez Espinosa contestada el 11 Abr 2016:


      Yo creo que cada cual tiene que dedicarse a lo que le guste. A veces no se puede, y eso es terrible. Pero si se puede elegir, dedicarse a lo que te gusta es lo mejor. Porque no parece trabajo, es un juego divertido, con algunos sin sabores en algunas ocasiones, pero siempre divertido. Un colega mío, mexicano que trabaja en mi instituto, hizo una vez un video casi biográfico, y empezaba diciendo algo así como: “yo estoy de vacaciones en el instituto, y lo mejor es que me pagan por ello. Y es que me divierto trabajando…” decía.

Comentarios