• Pregunta: En muchos jardines de las ciudades cuando llega el otoño y cae la hoja las recogen, ¿sería conveniente dejarlas para que se transformen en nutrientes y otros compuestos químicos?

    Preguntado por C_gr a Omar el 21 Abr 2016.
    • Foto: Omar Flores Rodríguez

      Omar Flores Rodríguez contestada el 21 Abr 2016:


      Hola C_gr.

      Bravo, es una excelente pregunta. Hay muchas cosas que se hacen mal en jardinería, en las ciudades, solo por tener las cosas “más bonitas” a gusto de mucha gente. Como tener especies alóctonas (que no son de la zona), muchas de las cuales requieren consumir mucha más agua. Lo de retirar las hojas es otra cosa no muy conveniente, y de la que no muchos se dan cuenta.

      Las plantas toman nutrientes del suelo, pero cuando mueren, aunque solo sean ciertas partes como las hojas, estas retornan al suelo, devolviendo muchos nutrientes. Es cierto que no todos, las hojas se suelen poner marrones porque las plantas, antes de soltarlas, retiran los compuestos más valiosos (como la clorofila), los más caros de producir, y se los llevan a tejidos más jóvenes. Así la planta no tiene que esforzarse tanto en producirlos, reutilizándolos, y al mismo tiempo retira menos nutrientes del suelo.
      Las hojas que caen, con todo aquello de lo que la planta puede permitirse prescindir, son descompuestas, nutriendo a las comunidades de seres vivos del suelo, y devolviendo materia orgánica y nutrientes al suelo, que servirán para que este se mantenga fértil y puedan seguir creciendo más plantas.

      Como muchos suelos de jardines no se cuidan como deberían, se suele recurrir a fertilizar esos suelos, pero esto no es suficiente para reemplazar todo ese proceso de descomposición. Porque no solo se trata de que los nutrientes vuelvan al suelo, sino de que pasen por todos los organismos que se encargan de procesarlos, de transformar las hojas en nutrientes. Si fertilizamos directamente con los nutrientes, las plantas pueden tener lo que necesitan, pero el resto de seres no.
      Si retiramos esa materia, rompemos ese ciclo. No solo le quitamos nutrientes al suelo, sino que también les quitamos su alimento a todos los organismos especializados en procesarlo. Eso puede hacer que cambien las comunidades del suelo, porque desaparezcan muchos seres por falta de alimento. Y si cambian las comunidades, eso puede afectar negativamente al resto de seres, como las propias plantas, proliferando enfermedades, y volviéndose más vulnerables. Porque están adaptados a funcionar como la comunidad de organismos que son.

      Además hay otro problema. Los microorganismos del suelo están especializados en procesar justo las hojas y la materia de su entorno. Así que las hojas de un árbol donde mejor se descomponen es cerca de la base del árbol, donde están los microorganismos más adaptados a descomponer ese tipo de hojas.
      Si nos llevamos las hojas a otro sitio, les costará mucho más descomponerse, y se acumularán más tiempo como si fuesen basura.

      Así que, aunque retirar las hojas pueda parecer lo más “estético”, desde luego no es lo mejor desde un punto de vista científico.

Comentarios